Mientras Turquía celebra el aniversario número 97 de la fundación del Parlamento Turco y la Soberanía Nacional y el Día del Niño el 23 de Abril, al menos a 520 hijos e hijas de madres presas se les ha negado la posibilidad de disfrutar del día, pues están obligados a crecer en la cárcel.

Según cifras reveladas por el Ministerio de Justicia, más de 6,000 mujeres permanecen en institutos penales, al rededor de 9% del total de la población carcelaria en Turquía.

De ellas, 2,258 son madres, y 520 se ven obligadas a criar a sus hijos de entre 0 y 6 años en la cárcel.

Una cacería de brujas iniciada por el gobierno Turco tras el fallido intento de golpe de estado del 15 de Julio del 2016 contra gente afiliada, supuesta o realmente, al movimiento de Fethullah Gülen no ha hecho más que causar más tragedias a las madres.

Con el aniversario número 97 de la Fundación del Parlamento y la Soberanía Nacional y el Día del Niño el 23 de Abril, al menos 520 niños y niñas viven en cárceles con sus madres alrededor del país.

El primer parlamento, la Gran Asamblea Nacional Turca (TBMM), se reunió por primera vez en Ankara en 1920 durante la Guerra de Independencia para establecer las bases de una república independiente, laica, y moderna.

Los niños fueron entonces el centro de las celebraciones del 23 de Abril, después que Mustafa Kemal Atatürk, el fundador de la Turquía moderna y primero en hablar en la TBMM, dedicara el día a los niños y niñas como el futuro de la nación.