Cuarenta de las 61 personas capturadas el lunes en Istanbul permanecían escondidas de la continua campaña del gobierno en contra del movimiento religioso de Fethullah Gulen.

La semana pasada, 61 personas fueron detenidas en una investigación al movimiento de Gülen. Los detenidos incluyen a Sadettin Ulubay, el dueño de la cadena hotelera Emex, arrestado el Lunes.

Turquía sobrevivió un golpe de estado el 15 de Julio del año pasado que dejó más de 240 muertos y 1000 heridos. Inmediatamente después del putsch, el gobierno del Partido de Justicia y Desarrollo (AKP) junto al presidente Recep Tayyip Erdogan, culparon al movimiento de Fethullah Gulen pese a la falta de evidencia al respecto.

Fethullah Gulen niega vehementemente cualquier rol en el fallido golpe y ha llamado a que se haga una investigación internacional acerca de éste. Pero el presidente Erdogan, que se ha referido al golpe como un “regalo de Dios”, y su gobierno comenzaron una purga masiva que tiene como blanco los simpatizantes del movimiento en las instituciones del estado, deshumanizándoles y deteniéndoles.

De acuerdo con una declaración del Ministro de Justicia Turco, Bekir Bozdag, el 6 de Mayo, 149,833 personas han sido investigadas y 48,636 permanecen encarcelados a la espera de su juicio.

Este artículo fue publicado en Turkish Minute el 9 de Mayo.