Ömer Faruk Gergerlioglu, un médico, columnista, y antiguo director de la Asociación por los Derechos Humanos y Solidaridad con los Oprimidos (MAZLUMDER), dijo que el gobierno le prohibe incluso poner un pie en los edificios públicos tras ser despedido de un hospital del estado en Kocaeli por medio de un decreto del post-golpe.

Al hablar con el canal de televisión KRT la semana pasada, Gergerlioglu dijo que fue notificado durante una visita a la escuela de su hijo que un distrito de la gobernación le pidió a las directivas de la escuela que no lo dejaran entrar a la institución.

También se le retiró de la asociación de padres de familia, solo por haber sido despedido por medio de un decreto del gobierno, según el mismo declaró.

“Nos han tratado como leprosos. Contacté al Buró de Comunicación del Primer Ministerio (BIMER) acerca de la prohibición. En la oficina de la correspondencia del gobernador local, se escribió que no se nos permite entrar edificios públicos. ¿No se me permitirá entonces entrar una corte de justicia o un hospital? La respuesta que [BIMER] me ha dado es: su apelación no se ha aceptado. La decisión administrativa fue correctamente procesada. El gobierno la aprueba. No hay ningún error.” El diario Globe Post tradujo los comentarios de Gergerlioglu.

“Ni siquiera se me permite ser parte de la fundación establecida para construir una mezquita en mi barrio,” agregó.

Hasta ahora más de 130,000 personas han perdido su trabajo debido a supuestos nexos con el intento de golpe de estado del 15 de Julio.