Al menos 80 mujeres, incluidas estudiantes de secundaria y universidad, fueron sometidas a tortura y otras formas de malos tratos a manos de un grupo de agentes de policía en la estación de policía de Mersin, según varias cuentas de Twitter y medios de comunicación.

Se creía que las mujeres estaban afiliadas al grupo Gülen, que el gobierno turco acusa de planear un intento de golpe el 15 de julio de 2016.

Según los informes, las presuntas víctimas fueron detenidas por agentes de la Dirección de Contrabando y Delincuencia Organizada (KOM) después de “ayudar a las familias gulenistas que necesitan alimentos y recursos” en la provincia de Mersin, según una cuenta de Twitter llamada @Turkeydeiskence (Tortura en Turquía).

La reclamación no ha sido confirmada ni negada por las autoridades turcas.

La misma cuenta de Twitter también tuiteó que entre los detenidos hay una madre y su bebé de dos meses que han estado bajo custodia policial durante cuatro días. Además, una estudiante de secundaria de 15 años de edad ha estado detenida en la Oficina de Infancia del Departamento de Policía de esta provincia.

La cuenta de Twitter también afirmó que un abogado que representaba a los detenidos se desmayó a la salida del Departamento de Policía después de presenciar la tortura y los malos tratos bajo la custodia policial.

 

Related News