El Ministerio de Educación Turco ha cancelado las licencias de enseñanza de otras 1,272 personas que trabajan para empresas de educación privadas bajo sospecha de uso de una aplicación de teléfono inteligente conocida como ByLock.

Según un informe estatal de la agencia de noticias Anadolu, el Ministerio de Educación ha investigado unas 27,000 empresas privadas de educación que trabajan bajo la Dirección General de Instituciones Educativas Privadas.

Las licencias de 20,932 personas que trabajan para empresas privadas de educación hasta ahora han sido revocadas por el gobierno turco, informó Anadolu.

Las autoridades turcas creen que ByLock es una herramienta de comunicación entre los seguidores del grupo Gülen, acusado por el gobierno del Partido Justicia y Desarrollo (AKP) de orquestar un golpe fallido el 15 de julio de 2016, un reclamo que el grupo niega.

Related News