Un paciente de cáncer de 42 años, Deniz Hakan Şen, que fue encarcelado en octubre de 2017 debido a supuestos vínculos con el grupo Gülen, murió el martes poco después de que fuera puesto en libertad.

Şen sufría de un nivel avanzado de cáncer de estómago cuando fue encarcelado. Aunque objetó su encarcelamiento muchas veces mediante informes médicos que muestran que no estaba en condiciones de permanecer en prisión, los tribunales turcos decidieron continuar con su encarcelamiento hasta el 19 de febrero, cuando finalmente fue liberado.

Las autoridades penitenciarias le negaron también la oportunidad de buscar el tratamiento médico necesario. Şen, que solía ser representante de ventas farmacéuticas, había sido arrestado por cargos de golpe de Estado.

Según un tweet publicado por el prominente defensor de derechos humanos turco Ömer Faruk Gergerlioğlu, Şen escribió 45 peticiones a la administración de la prisión solicitando tratamiento médico urgente; sin embargo, sus peticiones fueron ignoradas durante 60 días por las autoridades turcas competentes. Perdió más de 35 kilogramos durante este período y se redujo a 85 a 50 kilogramos debido al deterioro de su condición médica en prisión.

“Deniz Hakan Şen, que tenía 42 años, murió hoy. ¿Hay alguien que pueda dar cuenta de su muerte? “, preguntó Gergerlioğlu desde su cuenta de Twitter el martes.

Related News