Gökhan Açıkkollu, un profesor de historia que fue torturado hasta la muerte bajo custodia policial tras un intento de golpe de estado en Turquía el 15 de julio de 2016 por su presunta pertenencia al grupo Gülen, fue declarado inocente uno año y medio después, y por ende fue “reincorporado” a su trabajo.

La decisión de reinstalación, numerada E.2561776, fue hecha por el Ministerio de Educación el 7 de febrero de 2018. El documento oficial para la readmisión de Açıkkollu fue entregado por el director de su escuela anterior a la esposa de Açıkkollu, que también había sido despedida de su trabajo como maestra por un decreto del gobierno emitido bajo el estado de emergencia declarado después del golpe fallido.

Era un profesor de historia de 42 años en una escuela secundaria en el distrito Umraniye de Estambul cuando se vio involucrado en la purga posterior al intento de golpe al gobierno.

Açıkkollu fue detenido el 24 de julio de 2016 por cargos de conspiración para el golpe de estado y terrorismo y permaneció bajo custodia policial durante 13 días, tiempo durante el cual fue sometido a tortura física y psicológica.

El Prof. Dr. Şebnem Korur Fincancı, presidente de la Fundación de Derechos Humanos de Turquía (TİHV), dijo en un informe que Açıkkollu había muerto de un ataque al corazón debido a la tortura a la que fue sometido.

La familia de Açıkkollu se enteró de su muerte cuando fueron llamados al Instituto de Medicina Forense de Estambul, donde el maltrato a Açıkkollu continuó incluso estando ya muerto.

Nunca fue interrogado oficialmente, y la policía ni siquiera tomó una declaración de él. En su  lugar ç, lo sacaron de su celda todos los días para enfrentar la tortura y lo llevaron al hospital cuando su condición se deterioró, solo para ser enviado nuevamente a detención.

Les contó a los médicos sobre el abuso y la tortura; sin embargo, en algunos casos sus declaraciones ni siquiera fueron registradas en informes médicos, y la evidencia de abuso físico fue encubierta bajo la presión de la policía.

Açıkkollu fue golpeado, abofeteado, pateado en la caja torácica, rodillas en la espalda y golpeado en la cabeza contra la pared. Su chequeo médico antes de ser detenido no mostró signos de problemas cardíacos; sin embargo, fue declarado muerto debido a una falla cardíaca. Cuando colapsó en su celda, los servicios de emergencia fueron llamados tardíamente y murió en detención, aunque los registros oficiales fueron modificados para indicar que había fallecido en el hospital.

Related News