Las autoridades Birmanas han forzado al demandante de asilo, Muhammet Furkan Sokmen, de regreso a su país vía Thailandia. Los derechos humanos del ciudadano Turco estaría en alto riesgo de ser violados, de acuerdo a un comunicado de Human Rights Watch (HRW) el 1ero de Junio.

“Poniéndolo claro, no violarán más las leyes internacionales. Myanmar y Thailandia deben de inmediato anunciar que proveerán agencias de la ONU y accesos a los cuerpos de evaluación de protección necesarios a cualquier nacional Turco solicitado por el gobierno de Ankara, y no devolverán a nadie considerado como refugiado,” dijo Brad Adam, director de HRW en Asia.

“Myanmar y Thailandia violaron de manera flagrante los derechos humanos de Furkan Sokmen cediendo a la presión por parte de Ankara y deportándolo a pesar de su petición de asilo y del riesgo real de mal trato e juicio injusto en Turquía,” agregó Adams.

Sokmen, ex-director de una escuela internacional, ahora cerrada, con sede en Rangoon y establecida por miembros del movimiento de Fethullah Gulen, habría sido arrestado en el Aeropuerto Internacional de Yangon, el 24 de Mayo. A petición de las autoridades turcas, habría sido deportado a Turquía via Thailandia. En Thailandia, fue retenido en un centro de detención de inmigración por 24 horas, antes de ser deportado a Turquía el 26 de Mayo.

“La deportación de Sokmen siguió aún después de que el Alto Comisionado para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas y otras agencias de la ONU hubiesen informado agencias clave de los gobiernos de Myanmar y Thailandia que había suficientes fundamentos para creer que [Sokmen] corría un riesgo inminente de violación a sus derechos humanos al regresar a Turquía,” dijo HRW.

El 27 de Mayo, Sokmen fue detenido en el Aeropuerto Ataturk de Istanbul y fue llevado a la estación de policía para ser interrogado. Hizo un llamado a que “el mundo lo ayudara” en un video que subió a las redes sociales antes de ser entregado a las autoridades Turcas en el Aeropuerto Internacional de Yangon por las autoridades de Myanmar al día siguiente.

Al forzar a Sokmen de vuelta a donde corre el riesgo de ser maltratando mientras en custodia, sin examinar su petición de protección, constituye devolución, subrayó la organización.

“Es profundamente preocupante que tanto las autoridades de Myanmar como las de Thailandia prefirieron mostrar desdén ante las violaciones a los derechos humanos antes de respetar el principio de no-devolución, que prohibe a cualquier gobierno devolver a un solicitante de asilo sin antes examinar su petición de protección,” agregó además Adam.

Turquía sobrevivió un intento de golpe el 15 de Julio que acabó con la vida de 240 personas y dejó heridas a más de mil otras. Después del putsch, el gobierno junto con el presidente Recep Tayyip Erdogan acusó al movimiento de Fethullah Gulen de estar detrás del fallido intento. Hasta ahora más de 120,000 personas han sido detenidas y 50,000 arrestadas por supuesto vínculos con el movimiento. Algunos han afirmado que han sido sujetos a tortura en los centros de detención en Turquía.

El presidente Erdogan hizo un llamado a los gobiernos extranjeros para que castiguen a los Gulenistas en sus países. Hasta ahora solo unos pocos, incluyendo a Arabia Saudita, Malaysia y Georgia, parecen haber obedecido a la petición.

Related News