M.O., un maestro y padre de dos niños con 92% y 98% de discapacidad, fue despedido y permanece encarcelado en Antalya desde hace casi 4 meses debido a supuestas conexiones con el moviemiento de Fethullah Gulen, acusado por el gobierno de orquestar el fallido golpe de estado del 15 de Julio.

Al hablar con el portal de noticias aktifhaber.com, la esposa de M.O. dijo que su casa fue redada por un grupo de oficiales de policía el 16 de Septiembre del 2016, y su esposo fue arrestado por nexos “secretos” con la organización.

“La policía vino a nuestra casa hacia las 6 de la mañana. Rebuscaron todo y se llevaron computadores y libros. Debido al susto, my hijo con síndrome de Down tuvo un ataque y se desmayó. Los policías se llevaron a mi esposo y nos dejaron en una situación miserable,” la esposa comentó.

Desde el intento de golpe de estado del 15 de Julio, Turquía se ha vuelto el epicentro de gente víctima de la purga llevada acabo por el gobierno Turco. El partido en el poder y el presidente Recep Tayyip Erdogan acusaron al movimiento de Fetullah Gulen de orquestar el golpe y comenzaron una purga que buscaría limpiar las instituciones de simpatizantes del movimiento, deshumanizando así a figuras públicas y llevándolas a la cárcel.

El movimiento de Gulen niega cualquier tipo de vínculo con el intento de golpe.

“Tras haber permanecido en custodia de la policía por 9 días, fue arrestado y enviado a una cárcel de Antalya. Allí sigue. Mi esposo y yo somos maestros y amamos nuestro país. No hicimos nada malo. Y ahora me he quedado sola con mis niños discapacitados, que están sufriendo de graves problemas de salud. Tienen 9 y 4 años. Uno de ellos tiene 92% de discapacidad, y el otro tiene 98%. No tenemos sueldo, ni trabajo, tampoco seguro médico. Nada,” agregó la esposa.

“Nadie me da un trabajo. Todos nos rechazan. Pero, incluso si me dieran un trabajo, tampoco puedo dejar mis hijos solos. El más pequeño está empeorando cada día. Tiene un ataque casi todos los días,” declaró la esposa.

Related News