H.E., un oficial de policía que fue suspendido de su trabajo en la tarde del Jueves debido a sus supuestos nexos con el movimiento de Fethullah Gülen, se suicidó el Viernes, según reportó el diario Cumhuriyet.

“No soy un traidor. Nunca traicionaría mi patria,” el oficial trinó horas antes de darse un tiro mortal.

H.E. hubiese estado trabajando en la Gran Asamblea Nacional de Turquía (TBMM), y es uno de los 9,103 miembros de la policía suspendidos por supuestas conexiones con el movimiento de Gulen.

Turquía sobrevivió un intento de golpe de estado el 15 de Julio que acabó con la vida de 240 personas y dejó heridas a más de mil otras. Después del putsch, el gobierno del Partido de Justicia y Desarrollo (AKP) junto con el presidente Recep Tayyip Erdogan culparon al movimiento de Fethullah Gulen.

El movimiento niega cualquier participación.

De acuerdo con la declaración del Ministro de Interior Süleyman Soylu el 2 de Abril, 10,732 oficiales de policía han sido encarcelados desde el 15 de Julio.

Soylu también dijo que un total de 113,260 personas han sido detenidas como parte de la investigación al movimiento de Gulen desde el fallido golpe del 15 de Julio, mientras que 47,155 permanecen en la cárcel esperando su juicio.

Related News