Una familia Turca habría sido detenida por autoridades Ucranianas el Jueves, tras haber permanecido en un cuarto del Aeropuerto Boryspil de Kiev por tres días. Allí estaban esperando a ser deportados a Turquía, de acuerdo con un video que los miembros de la familia subieron a las redes sociales.

Ali Yildiz, el padre, dijo en el video que subió a Twitter en la tarde del Sábado, que estaban viajando desde Bangkok y debían conectar en Kiev para llegar a su destino en Casablanca.

“Mi nombre es Ali Yildiz. Llevo 3 días en este cuarto. Vengo desde Bangkok y llegué a Kiev como turista. Soy ciudadano Turco y Ucrania no requiere visa para los ciudadanos Turcos. Ahora estamos en el Aeropuerto Internacional de Kiev. Dos soldados esperan afuera. Ayer [viernes] yo tenía un vuelo a Casablanca, pero no pude tomarlo. Me dijeron: ‘vamos a enviarte de regreso a Bangkok’. Sin embargo, hoy dos oficiales vinieron a decirme que no podía viajar de nuevo. Les pregunté ‘¿por qué no puedo viajar?’ y me dijeron ‘ahora solo puedes viajar a Istanbul’,” dice Yildiz.

En un segundo video, Yildiz dice que no quiere que las autoridades ucranianas envíen a su familia a Turquía.

“No sé la razón por la que ocurrió esto. ¡Por favor ayúdenme!” dijo Yildiz.

Se cree que la familia Yildiz tiene relación con el movimiento de Fethullah Gulen, a quien el gobierno acusa de estar detrás del fallido golpe de estado del 15 de Julio del 2016.

Turquía sobrevivió un golpe de estado el 15 de Julio que dejó más de 240 personas muertas y más de otras mil heridas. Después del putsch, el gobierno junto con el presidente Recep Tayyip Erdogan acusaron al movimiento de Gulen de ser el responsable.

El grupo niega cualquier participación.

El presidente Erdogan hizo un llamado a los gobiernos extranjeros a castigar Gulenistas en sus países. Solo unos pocos países, incluyendo Arabia Saudita, Malasia, y Georgia, parecen estar cumpliendo la petición hasta ahora.

Ese fue el caso de Muhammet Furkan Sokmen, un profesor Turco que trabajaba en dos escuelas establecidas por el movimiento de Gulen en Myanmar, y fue devuelto a la fuerza pese a sus gritos de ayuda en las redes sociales.

El Sábado fue detenido en el Aeropuerto Ataturk de Istanbul y llevado a la estación de policía para ser interrogado.

El Viernes, Sökmen hizo un llamado a que “el mundo lo ayudara” en un video que subió a las redes sociales minutos antes de ser entregado a las autoridades Turcas en el aeropuerto Internacional de Yangon por la policía de Myanmar.

De acuerdo con otro video que publicó antes en las redes sociales, Sökmen, su esposa Ayse y su hija Sibel fueron detenidos por las autoridades migratorias locales, quienes les dijeron que el gobierno había invalidado sus pasaportes.

De acuerdo con la agencia de noticias del estado, Anadolu, Sökmen fue primero deportado a la fuerza a Bangkok, Thailandia, el 24 de Mayo.