El Servicio de Información y Seguridad de Moldavia (SIS) detuvo el jueves a seis ciudadanos turcos que trabajaban para las escuelas Orizont Moldavo-Turcas vinculadas a Gülen, como parte de la caza de brujas global del gobierno turco contra el movimiento Gülen.

Fueron detenidos por la policía en su camino a la escuela o en sus casas. En un caso, agentes del SIS irrumpieron en la casa del detenido.

Se espera que el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdoğan, visite a Moldavia en septiembre u octubre, según el presidente del país, Igor Dodon. Erdoğan había pedido previamente a la presidenta del parlamento moldavo, Andria Candu, que cerrara las escuelas vinculadas a Gülen.

Hasan Karacaoğlu, Hüseyin Bayraktar, Rıza Doğan, Feridun Tüfekçi, Yasin Öz y Müjdat Çelebi fueron los ciudadanos turcos detenidos.

Tüfekçi era el director de la rama Ceadir-Lunga de las escuelas, y Doğan era el director de la sucursal de Durlesti.

Además de Bayraktar, todos habían solicitado asilo en abril de 2018 y esperaban una respuesta de las autoridades moldavas este mes.

Una declaración del SIS sugería que los detenidos eran “sospechosos de tener vínculos con un grupo islamista, un grupo sobre el que hay indicios de que actúan ilegalmente en varios países”, y que “han sido declarados indeseables por las autoridades competentes y expulsados ​​del país”. territorio de la República de Moldova “, según el London Advocacy Group.

Los familiares de los detenidos no fueron informados de su paradero. Según fuentes locales, los estudiantes y sus familias fueron al aeropuerto para protestar a los que iban a entregar a los detenidos a las fuerzas de seguridad turcas para que los llevaran a Turquía.

Amnistía exige una acción urgente para el docente turco en riesgo de extradición de Moldavia

Amnistía Internacional ha lanzado una campaña de “acción urgente” para Mustafa Çabuk, un maestro de escuela secundaria turco en riesgo inminente de extradición a Turquía, pidiendo a las personas que hagan un llamamiento a los funcionarios georgianos para evitar la extradición.

“Amnistía Internacional Moldavia está profundamente preocupada por el peligro inminente para la vida y la seguridad de las personas, así como por la violación de los derechos humanos, con respecto a la administración de la  red Orizont  Lyceum de  las seis familias de ciudadanos turcos, incluidos menores, detenidos hoy por los miembros del Servicio de Inteligencia y Seguridad, en flagrante violación del procedimiento de detención, allanamiento y levantamiento, violación de las normas sobre libertad y seguridad de las personas estipuladas en los convenios en los que la República de Moldova es parte “, dijo Amnistía en un comunicado. declaración escrita.

En marzo de 2018, el director general de las escuelas, Turgay Şen, fue detenido por las fuerzas de seguridad de Moldova tras la solicitud de extradición del gobierno turco, pero fue puesto en libertad sin cargos.

Otro educador turco en Mongolia, Veysel Akçay, fue detenido en julio de este año para su extradición a petición del gobierno turco, pero debido a la intervención de las autoridades mongolas y la presión internacional, fue liberado.

El gobierno turco ha lanzado una campaña nacional y una campaña global contra el movimiento Gülen, acusándolo de orquestar un intento de golpe el 15 de julio de 2016, aunque el movimiento negó rotundamente cualquier participación.

Más de 100 ciudadanos turcos vinculados a Gülen fueron devueltos a Turquía a través de operaciones de servicios de inteligencia y con la cooperación de otros países, incluidos Kosovo, Qatar, Azerbaiyán, Malasia, Gabón y Myanmar.

Mientras tanto, la ex Ministra de Educación de Moldavia, Maia Sandu, reaccionó a la detención que calificó de ilegal y pidió a sus seguidores que corrieran la voz.

Más reacciones…

Dos organizaciones de derechos humanos emitieron una declaración de prensa conjunta condenando la detención del educador turco.

“La expulsión de estas personas a Turquía representa un peligro inminente para su vida y seguridad y también el riesgo de no recibir un juicio justo”, escribieron en la carta.

Más tarde ese mismo día, el comisionado de la Unión Europea, Johannes Hahn, instó a las autoridades moldavas a respetar el estado de derecho.

En una carta separada, seis miembros del Parlamento Europeo pidieron al presidente de Moldava, Igon Dodor, y al primer ministro, Pavel Filip, que detuvieran lo que llamaron “extración abusiva”.

Iurie Leanca, Viceprimer Ministro de Integración Europea de Moldova, escribió en su cuenta de Facebook: “Es imperativo que el servicio de información y seguridad revele públicamente pruebas concluyentes que demuestren la participación de ciudadanos turcos en supuestas acciones de financiación del terrorismo ‘ evaluaciones completas ‘plantean grandes preguntas’.

Mientras tanto, Nicolae Esanu, un secretario de Estado del Ministerio de Justicia, dijo que Moldavia podría ser sentenciada dentro del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (ECHR) si el servicio de inteligencia no puede mostrar suficiente evidencia. “Al ver la declaración del SIS, solo podemos obtener una condena en ECHR”, dijo.

Y el presidente del Parlamento, Andrian Candu, ha pedido una investigación parlamentaria sobre el arresto de ciudadanos turcos.

La detención provocó protestas en todo el mundo con personas que se reunían fuera de los consulados de Moldova en Nueva York, Washington DC, Toronto y Chicago.