La familia Uz tiene dos niños con autismo que fueron dejados a su suerte después de que sus padres fueran arrestados como parte de la investigación al movimiento de Fethullah Gulen, después del intento fallido de golpe de estado del 15 de Julio.

El movimiento es acusado de planear el intento de golpe, a pesar de que no ha habido un veredicto de la corte al respecto. El gobierno ya ha detenido 94,000 personas y encarcelado 47,000 por supuestos vínculos con el grupo. Los prisioneros en estas investigaciones incluyen maestros, académicos, doctores, abogados, farmacéuticos, estudiantes, plomeros, jugadores de futbol, actores, e incluso un comediante.

En seguida se encuentra la carta de una mujer de Kayseri que quiere mostrar la lucha de una familia que ya estaba pasando por momento difíciles, y que se desmoronó después de que los padres fueran arrestados y encarcelados en dos ciudades diferentes. Sus hijos, mientras tanto, fueron dejados a su suerte en la ciudad donde vivían, Kayseri.

“Escribo esta carta como un deber de humanidad, como madre. Quiero hacer un llamado a todos los padres y a todas la autoridades… Porque desde ahora, alguien necesita con urgencia cuidar de esta familia… Cuando oí lo que le había sucedido a mi vecina, a quien conozco desde hace años, mi sangre se heló… Por días fue difícil de asimilar. No paraba de ver a mi vecina, Emel, donde quiera que miraba. Emel era una maestra y su esposo era un consejero. Tienen tres hijos, Fatih (17), Mucteba (13), y Sami (4). Emel solía decirme lo feliz que fue cuando Fatih nació. ¿Quién no se sentiría feliz de volverse madre? Pueden preguntarle a cualquiera que haya experimentado la maternidad. Pasarán horas contándoles. Emel, como cualquier otra madre, era muy apegada a su amado Fatih… Emel y yo solíamos sentarnos a soñar sobre el futuro de nuestros hijos de vez en cuando. Pero cuando Fatih cumplió 3 años, los sueños de Emel debieron ser enterrados en un oscuro y profundo abismo. Porque Fatih era diferente a otros niños.

Fatih fue diagnosticado con autismo.

Generalmente la gente llega a su casa a relajarse después del trabajo, pero en la casa de Emel, esta situación era bien diferente. Tanto en el trabajo como en en su casa, Emel estaba exhausta. No dormía por las noches. Aunque lo intenté, no pude hacer nada para ayudarla.

Después llegó otra tragedia cuando tenía 7 meses de embarazo con su segundo bebé y los doctores le dijeron que era probable que este bebé también fuera diagnosticado con una discapacidad similar.

Emel estaba aún más deprimida, pero este estado mental no duró mucho tiempo. Emel tenía tanta Fe que no quería rebelarse contra nada que viniera de Dios, y se dedico a dar lo mejor de sí.

Estaban buscando diferentes tipos de medicina, escuelas, y doctores para tratar a Fatih y necesitaban sumas importantes de dinero para todo esto. Estaban esforzándose con todo lo que tenían para el tratamiento de sus hijos.

Dedicó su vida a sus hijos, y años después Emel dio a luz al tercer hijo de la pareja. Sami tiene hoy 4 años.

Como padres, se dedicaron a cuidar de sus 3 hijos con gran esfuerzo, unión, empeño, y lágrimas.

Fatih llegó a los 17 años gracias a ello. Solo puede sobrevivir con su educación y medicamentos. Es un niño inteligente. Aveces pareciera que estuvieras hablando con un científico.

Emel pedía el nuevo medicamento un mes antes de que se acabara, porque sin el, Fatih entra en crisis y hace daño a su familia, su alrededor, o sus hermanos. Eso es algo que nunca olvidaré.

Una vez fui testigo de una conversación de Emel con su madre, y me partió el corazón.

La abuela mira a su nieto, lo admira. Le dice a su hija: “Emel, este niño es tan lindo. ¿Quién sabe? De pronto hay una pequeña posibilidad de que se case algún día…”

“Mamá, Fatih se quedará con nosotros por los años que tenga de vida. Tu conoces la situación…” dijo Emel. La abuela reiteró entonces su amor por su nieto, “hija, ¿por qué hablas así? Es un niño muy guapo. Quizás se casará algún día.” Emel: “Mamá, Fatih no puede casarse y empezar una familia. Hasta su muerte seremos su esposa, su madre, y compañera.” las lágrimas que corrieron por las mejillas de Emel eran suficiente para emblandecer el más duro de los corazones.

La manera como Emel se comportaba, incluso en esta situación tan difícil, me influenciaba de manera particular.

Mamá y papá son arrestados

Emel, con un corazón tan puro y que me ha dado valiosas lecciones de vida, y su esposo fueron separados de sus 3 hijos.

Abuela y abuelo, de casi 80 años de edad, tienen la custodia de los niños, siendo que ellos también necesitan cuidado especial. De alguna manera se hicieron cargo de los niños, pero yo les pregunto: ¿Por cuanto tiempo pueden estos abuelos cuidar de los niños? ¿Cuanto pueden realmente ayudar a estos niños?

¿De cuanta de su educación y necesidades especiales pueden hacerse cargo los abuelos? ¿Quién con un mínimo de conciencia puede aceptar la situación de estos niños, alejados de sus padres?

Además su madre está en la cárcel de Manisa.

El padre está en Nevsehir. Los niños están con sus abuelos en Kayseri. ¡Estos niños no han podido ver a su madre por 8 meses!

Aunque de vez en cuando pueden ver a su padre, al ver la situación en la que se encuentran, el dolor del padre es infinito. Debido a los medicamentos que el padre ha tomado últimamente, duerme mucho y cuando se levanta es gritando el nombre de sus hijos. Aunque tiene solo 4 años, el pobre Sami tiene sobre sus hombros el peso del mundo. Puede ser pequeño, pero su alma es inmensa. Duerme con los zapatos de su padre todas las noches, y llama a cualquier mujer que cruza la puerta “mamá.”

Abuela sufre un paro cardiaco.

La abuela tuvo un paro cardiaco mientras estaba al cuidado de los niños. Aún les pregunto, ¿tras leer esto, SEGUIRÁN GUARDANDO SILENCIO?

Adjunto encontrarán el reporte médico oficial de los niños.”