En la última carta revelando de primera mano la reaparición de tortura en las cárceles turcas, un prisionero de Antalya alega que fue golpeado de tal manera que perdió el conocimiento por unos momentos, e igualmente fue amenazado con ser violado.

De acuerdo con el portal de noticias Aktif Haber, Z.G. fue detenido después de un control rutinario de la policía el 5 de enero y pasó 12 días en la estación de policía de Antalya, antes de que se le llevara a prisión en espera de su juicio. Se le acusa de pertenecer a una organización terrorista, el cargo más común utilizado por el gobierno para detener a 97,000 personas después del fallido intento de golpe de estado del 15 de Julio.

“Estaba sentado con mi compañero de doctorado y mi consejero de investigación en un restaurante en el bazar Yakut, cerca de la universidad Akdeniz, el día Jueves. Nos paró la policía después de que saliéramos del restaurante. Nos forzaron a mi amigo y a mí dentro de un carro sin explicación alguna,” dijo Z.G. antes de agregar que fue golpeado por un grupo de oficiales de policía en el Departamento contra el Contrabando y el Crimen Organizado.

“Yo estaba en el suelo, inmóvil, aún en shock por lo que me acababa de pasar. Mientras tanto ellos me gritaban: ‘hijo de puta’,” dijo.

La carta fue publicada por Aktif Haber junto con la foto de una parte del texto escrito a mano, supuestamente por él, el 4 de Abril.

Z.G. dijo que los oficiales de policía esperaban que les diese información sobre la estructura de la organización terrorista a la que supuestamente pertenecía.

“Me hicieron poner en cuatro. Uno de ellos, llamado Rafet, comenzó a pasar su bolillo entre el pulgar y el índice y me amenazó: voy a meterte este palo entre el orto por 30 días, y después te dejaré junto a los homosexuales del bulevar Yuzuncu Yil.”

“Le haré lo mismo a tu esposa,” supuestamente continuó Rafet.

Z.G. dijo que los oficiales de policía pusieron el aire acondicionado para incomodarlo en su celda, y terminó enfermándose.

Igualmente, Z.G. dijo que los criminales en la celda de detención son forzados a intimidar los supuestos prisioneros por terrorismo.

El 27 de Octubre del año pasado, en una reporte de 43 páginas titulado “Un Cheque en Blanco: La Interrupción de las Protecciones contra la Tortura,” Human Rights Watch documentó 13 incidentes específicos de abuso con respecto a los detenidos después del fallido intento de golpe. Los casos de abusos alegaban desde el uso de posiciones de estrés y privación del sueño hasta palizas, abuso sexual, y amenazas de violación.

El grupo de derechos humanos Amnistía Internacional también reportó el 24 de Julio que había recibido evidencia creíble de que detenidos en Turquía eran sujetos a palizas y tortura, incluyendo violación, desde el fallido intento de golpe de estado del 15 de Julio.