El diario pro-Gobierno Sabah publicó el Sábado que 45 ciudadanos Turcos fueron deportados de Qatar por vínculos con el movimiento de Fethullah Gulen, a quién el gobierno acusa de estar detrás del intento de golpe del 15 de Julio del 2016.

El movimiento niega cualquier conexión, pero más de 120,000 personas se encuentran tras las rejas por vínculos, supuestos o reales, con el grupo en Turquía.

El diario dijo que dos de esas 45 personas–el académico Zekeriya Ozsevik y su esposa Derya Ozsevik–fueron detenidos al llegar a Istanbul, sin dar detalles acerca de los demás.

Zekeriya, un profesor del departamento de Literatura y Lingüística del la Universidad de Qatar, fue enviado a prisión a la espera de su juicio, y es acusado de pertenecer a una organización terrorista. Su esposa fue dejada en libertad bajo condiciones.

El gobierno Turco considera al movimiento como una organización terrorista, y el presidente Recep Tayyip Erdogan ha llamado a gobiernos internacionales a castigar a los seguidores de Gulen en sus países.

Esta no es la primera vez que un gobierno extranjero detiene o deporta gente por sus supuestos vínculos con Gülen como parte de la cacería de brujas del gobierno contra los seguidores del movimiento.

En Mayo Arabia Saudita, Malaysia, Georgia, y Myanmar deportaron académicos, empresarios, y directores de escuelas a petición del gobierno Turco a pesar de que algunas de las víctimas tenían estatus de refugiados con las Naciones Unidas.

Turquía ha respaldado a su aliado de antaño Qatar desde que el país del golfo se distanció de un gran número de países Árabes el 5 de Junio del 2017.