Reportes creíbles de tortura masiva y abuso en un centro de detención clandestino en la capital Turca han sido recibidos recientemente por el Stockholm Center for Freedom (SCF), un grupo que sigue de cerca las violaciones a los derechos humanos en Turquía, de acuerdo con un reporte que publicaron en su página web el Lunes.

Una cuenta proporcionada la semana pasada por un grupo de abogados que conocen casos de detención de cerca de 1,000 personas, indica que la policía ha estado involucrada en tortura y abuso de víctimas en un salón de deporte que fue convertido en un centro de detención a poca distancia del centro de Ankara. Las instalaciones, propiedad del la Autoridad de la Central Depuradora del Estado, fueron usadas para perpetrar tortura tanto verbal como física en víctimas, incluyendo amenazas de muerte, violación, y golpizas, así como strappado y manguerazos de agua helada.

Los abogados, que desean permanecer anónimos por razones de seguridad, le dijeron a SFC que los sospechosos hombres en custodia no solo era sujetos a tortura sino que también eran amenazados con la posible violación de sus esposas e hijas por parte de la policía. Las víctimas mujeres eran directamente amenazadas con violación.

Un sospechoso dijo a su abogado que “escuché toda clase de maldiciones y groserías contra mi familia durante el interrogatorio. Me amenazaron con violar a miembros de mi familia. Estamos sujetos a todo tipo de abuso y violencia física aquí. Vi a un hombre con un ojo morado. Vi a un hombre que no podía caminar bien pues un policía le metió el bolillo por el orto. Muchas víctimas tienen marcas en sus cuerpos del abuso y la tortura. Un doctor escribió un reporte documentando la tortura, pero la policía estaba tratando de falsificar la fecha del reporte.”

El mismo sospechoso agregó que “oímos que esta tortura y abuso pueden seguir por un periodo más largo, pero nos dijeron que la policía está apurándose porque esperan recibir cientos de detenidos en las semanas que vienen. Necesitan espacio para los nuevos. Es por eso que han intensificado y endurecido su tortura y abuso, para ver si pueden volver a los sospechosos informantes.”

Los abogados dijeron también que el centro deportivo solo tiene un baño funcional para cientos de personas que se mantienen en condiciones inhumanas. Están forzadas todas a dormir en un pedazo de cobija en el piso. También creen que las condiciones del centro de detención clandestino son peores de lo que se ha reportado, ya que tienen poco acceso a sus clientes en custodia policial.

La semana pasada, fiscales Turcos emitieron ordenes de captura para 4,900 personas por sus supuestas conexiones con el movimiento de Fethullah Gülen, con 1,009 de ellas detenidas simultáneamente en redadas en 72 provincias Turcas el Miércoles.

La lista fue aparentemente diseñada por la notoria Agencia de Servicios de Inteligencia Nacional (MIT), que perfiló ciudadanos con base a sus ideologías y visiones políticas.

Debido a la falta de evidencia concreta para justificar su detención, la policía ha estado usando tortura para forzar confesiones por parte de los sospechosos, que en muchos casos se ven obligados a firmar documentos que han sido preparados con antelación.

Los sospechosos, muchos de ellos maestros, son acusados de haber pertenecido al movimiento de Fethullah Gülen, que es opositor del gobierno autoritario y represivo del Presidente Recep Tayyip Erdogan.

Los sospechosos fueron detenidos sin que sus abogados fueran avisados, y fueron interrogados sin sus abogados presentes.

Un documento confidencial del gobierno que salió a la luz el año pasado reveló como la policía turca ha estado usando centros de detención clandestinos al rededor del país. Aparentemente preocupados por la inminente visita de la delegación del Comité para la Prevención de la Tortura (CPT) del Consejo de Europa (CE) que debía llevar acabo inspecciones entre el 28 de Agosto y el 6 de Septiembre del 2016, el Jefe Adjunto de la Policía Nacional Turca le avisó a los oficiales de la visita y les ordenó que evitaran usar centros deportivos como centros de detención durante la estadía de la delegación en el país.

El oficial también le pidió a los policías que obedecieran las reglas internacionales de detención mientras la delegación estaba en Turquía y les ordenó que organizaran los centros de detención para tenerlos listos para la inspección tan pronto como fuera posible.

Entre los sitios donde se ha reportado en los medios de comunicación que los detenidos han sido torturados o sujetos a malos tratos están la Prisión de Ayas en el distrito Sincan de Ankara, el gimnasio de los cuarteles generales de la policía de Ankara, el gimnasio de la Academia de Policía de Ankara, el cuartel general de las Fuerzas Especiales en el distrito Golbasi de Ankara, las celdas de aislamiento de las prisiones Silivri en Istanbul y Sincan en Ankara, una bodega detrás del cuartel general de la policía de Ankara, el gimnasio de la Academia de Policia Gaffar Okkan de Diyarbakir, y el gimnasio Baglar de Diyarbakir. También se cree que un cuarto justo al lado del cuarto de encuentro abogado-detenido en la Estación de policía de Vatan en Istanbul está entre estos lugares.

A pesar de los esfuerzos de ultimo minuto del gobierno turco para cubrir sus huellas en cuanto a tortura, se cree que el CPT documentó serios casos de tortura y abuso durante su visita a Turquía. Es por eso que el gobierno Turco negó su aprobación para que el CPT hiciera su reporte público.

En Diciembre del 2016, el Relator Especial en Tortura de las Naciones Unidas Nils Melzer habló de un ambiente de tortura siguiendo el fallido golpe de estado en Turquía el 15 de Julio del 2016. Anotó que Turquía no está haciendo investigaciones en los casos de tortura. La visita de Melzer, que fue la primera de un experto en tortura de las Naciones Unidas desde 1998, se dio un mes después de que el grupo de monitoreo de derechos humanos Human Rights Watch (HRW) acusara a la policía Turca de torturar a detenidos. El 27 de Octubre, en un reporte de 43 páginas titulado “Un Cheque en Blanco: La Supresión de las Garantías contra la Tortura en la Turquía del Post-Golpe.” HRW documentó 13 casos específicos de incidentes de abuso a personas detenidas en Turquía tras el golpe. El abuso iría desde el uso de posiciones de estrés y privación del sueño hasta golpizas severas, abuso sexual, y amenaza de violación.

El grupo de Derechos Humanos Amnistía Internacional reportó el 24 de Julio que había recibido evidencia creíble de que los detenidos en Turquía estaban siendo sujetos a golpizas y tortura, incluyendo violación, desde el fallido golpe del 15 de Julio.

Confirmando las acusaciones, Selcuk Kozagacli, presidente de la Asociación de Abogados Progresistas (CHD), dijo durante la asamblea general del Colegio de Abogados de Ankara el 16 de Octubre que la gente detenida como parte de la campaña del gobierno al movimiento de Gülen estaba siendo sistemáticamente torturada en las formas más barbáricas incluyendo violación, retirada de uñas, e inserción de objetos en sus ortos.

“Le retiraron las uñas a algunos de mis colegas [durante su detención] en la estación de policía. Créanme, he visto gente que tuvo una colostomía tras ser torturados por medio de inserción de objetos en su orto en prisión y estaciones de policía,” dijo Kozagacli.

De acuerdo con un reporte del SCF el 22 de Marzo del presente año bajo el titulo “Muertes Sospechosas y Suicidios en Turquía” ha habido un incremento en el número de suicidios y muertes sospechosas en Turquía, más que todo en cárceles Turcas y centros de detención donde tortura y malos tratos son constantes.

En la mayoría de los 54 casos mencionados en el reporte, que luego se convirtieron en 60 casos, las autoridades Turcas concluyeron que se trataba de suicidios sin ninguna investigación efectiva e independiente. Las muertes sospechosas también se han dado fuera de las prisiones, entre presión psicológica y amenazas de inminente encarcelamiento y tortura, aveces siguiendo la liberación de un prisionero o justo antes de su detención.

De acuerdo con una declaración del Ministro del Interior Soylu el 2 de Abril, un total de 113,260 personas han sido detenidas como parte de la investigación al movimiento de Fethullah Gulen desde el intento de golpe de estado del 15 de Julio. De esas, 47,155 permanecen en la cárcel a la espera de su juicio. El 6 de Mayo, el Ministro de Justicia de Turquía, Bekir Bozdag, dijo que 149,833 personas han sido investigadas y 48,636 han sido encarceladas como parte de la investigación dirigida al movimiento de Gülen desde el 15 de Julio del año pasado.

Este artículo fue primero publicado en Turkish Minute el 8 de Mayo.